Medellín quiere tener 200 taxis eléctricos antes de finalizar el año

En marzo se anunció la llegada del primer taxi 100 % eléctrico a Medellín; una iniciativa que busca convertir la capital antioqueña en epicentro de la movilidad eléctrica en América Latina, reemplazando 1.500 taxis en un plazo de tres años.

Ahora, dos meses después, se abrirá una plataforma de registro para que los propietarios de taxis interesados puedan inscribirse y recibir un bono de $18’300.000 para cambiar sus vehículos a gasolina por los cero emisiones.

“Ellos se inscriben y, si cumplen las condiciones (ver Claves), de inmediato se inicia el proceso y hacemos el pedido a los fabricantes. En un transcurso de dos meses, estarían los taxis listos en la ciudad”, afirmó Jorge Londoño De la Cuesta, gerente de EPM, empresa que destina los recursos para el subsidio.

Los interesados pueden acceder a la página de la Secretaría de Movilidad, entre el 13 y el 27 de este mes, para inscribirse y recibir el beneficio.

Por su parte, el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, explicó que la llegada de estos vehículos no representa la generación de nuevos cupos de taxis para la ciudad, sino que “remplazan los taxis más viejos, los que más contaminan son los primeros en salir”, aclaró.

El mandatario dijo que entre agosto y septiembre ya deberían estar operando los primeros 200 taxis verdes en Medellín.

Opinión dividida

El principal obstáculo que enfrentaría el taxi eléctrico en la ciudad, sería su costo por servicio. Una carrera mínima en Medellín cuesta $5.500, mientras que por viajar en uno de los vehículos eléctricos tendría que pagar $6.800.

Hicimos un sondeo en el Centro de la ciudad, encuestando a varias personas sobre si estarían dispuestas a pagar el costo extra por el viaje cero emisiones.

Sofía Benítez, estudiante universitaria de Medellín, ponderó el beneficio ambiental del auto, por lo que sí pagaría el costo del taxi eléctrico.

Parecido piensa Dennis Cortés, técnico electricista, quien explica que si estuviera en sus manos elegir, “abordaría el eléctrico. Esa debería ser la idea de la mayoría de la población. Se trata de evolucionar para mejorar las condiciones de todos”, dijo.

Sin embargo, al repetir el ejercicio en la cuenta de Twitter de EL COLOMBIANO hubo una marcada tendencia negativa de los usuarios, que en su mayoría condenaron el hecho de tener que pagar más por viajar en un taxi eléctrico.

“No tiene sentido pagar de más por el solo hecho de ser eléctrico, va a estar en los mismos trancones. Es claro que se beneficia el ambiente pero antes debería ser más favorable para que se use de manera constante”, respondió el usuario @Geozap20 al trino.

Alta inversión

Para Diego Montoya, gerente general de la cooperativa de transportadores Coopebombas, la iniciativa es buena y ha tenido buena acogida en su organización. No obstante, el costo de los vehículos aún es bastante elevado y la competencia del transporte público ilegal desmotiva a los propietarios.

Son $90 millones en promedio lo que cuestan los taxis verdes, por lo que, con el bono de EPM, el propietario debe pagar o financiar cerca de $72 millones restante para adquirir el vehículo.

“Muchas personas prestan servicio público con carros particulares de muy bajo precio y estos taxis eléctricos tienen un valor muy alto. Es la mayor limitación que tenemos”, explica Montoya.

El alto valor, según la Alcaldía, se subsana en parte por la economía en el combustible, ya que el promedio diario que gasta un taxi en gasolina es de $50.000, mientras que la misma operación con energía eléctrica, tendría un costo de $14.553; lo que representa $35.447 diarios de ahorro.

Fuente: El Colombiano